volver
Título El IRPF en los cursos, conferencias y derechos de autor
  Es fundamental calificar correctamente las rentas, porque el tratamiento tributario puede ser distinto, sobre todo, en algunas rentas cuyas l[0xed]neas no están muy claras, as[0xed] ocurre con determinadas rentas que pueden ser calificadas como actividades económicas o como rendimientos del trabajo, como son las rentas derivadas de impartir cursos, charlas o conferencias, o los derechos de autor.
 

INTRODUCCIÓN


Con carácter general se califican como rentas del trabajo las retribuciones por cursos, conferencias y similares. Este tipo de rendimientos, que en muchos casos tienen un carácter esporádico, se conceptÚan como rendimiento del trabajo, evitándose, entre otros efectos, complejidades de gestión que otra solución provocar[0xed]a para el contribuyente. Efectivamente, el problema de las obligaciones derivadas de estas actividades, como los libros registro, pagos fraccionados, etc., no surgen si las rentas son calificadas como de trabajo por cuenta ajena cosa que si ocurrir[0xed]a en el momento de que habláramos de actividades profesionales.


Por tanto, la cuestión no es balad[0xed], y es importante calificar correctamente las rentas, y en este caso la pregunta obligada es cuándo nos encontramos ante rendimientos del trabajo o cuándo de la actividad económica.


RENDIMIENTOS DEL TRABAJO VERSUS RENDIMIENTOS DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA


SegÚn establece el art[0xed]culo 17 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas F[0xed]sicas (LIRPF), en sus apartados 2, letra c) y 3, constituyen rendimientos del trabajo los derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, excepto cuando supongan la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de Recursos Humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, en cuyo caso han de calificarse como rendimientos de actividades económicas.


Art[0xed]culo 17. Rendimientos [0xed]ntegros del trabajo.

 

a. Se considerarán rendimientos [0xed]ntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas.
(...)


b. En todo caso, tendrán la consideración de rendimientos del trabajo:
(...)


c. Los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares.

 

d. Los rendimientos derivados de la elaboración de obras literarias, art[0xed]sticas o cient[0xed]ficas, siempre que se ceda el derecho a su explotación.


Del citado precepto se desprende que las rentas derivadas de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, tributarán como regla general como rendimientos del trabajo, y excepcionalmente, cuando impliquen la ordenación por cuenta propia de medios de producción o de Recursos Humanos, se calificarán como rendimientos de actividades económicas.


En consecuencia, la consideración de estas rentas como rendimientos de actividades económicas dependerá de la existencia de dicha ordenación por cuenta propia de factores productivos, lo que habrá de determinarse en cada caso concreto, a la vista de las circunstancias concurrentes.


Sin embargo, y con carácter general, cabe hablar de la existencia de la ordenación por cuenta propia cuando el contribuyente intervenga como organizador de los cursos, conferencias o seminarios, ofreciándolos al pÚblico y concertando con los profesores o conferenciantes su intervención en tales eventos, o cuando participe en los resultados prósperos o adversos que deriven de los mismos.


Igualmente cabe entender que se obtienen rentas de actividades económicas de estos cursos o conferencias cuando, aunque se realicen de manera accesoria u ocasional, el contribuyente ya viniera ejerciendo actividades económicas y participe en dichos eventos, en materias relacionadas directamente con el objeto de su actividad, de manera que pueda entenderse que se trata de un servicio más de los que se prestan a travás de dicha organización.


Por Último, cabe plantearse si estamos en presencia de un curso, conferencia o similar cuando la relación entre el organizador de los cursos o conferencias y el profesor que los imparte, conlleva una relación duradera y estable entre ambos, de tal modo que esta actividad pueda considerarse enmarcada dentro de una relación laboral en el sentido previsto en el art[0xed]culo 17.1 de la Ley del IRPF, en cuyo caso el rendimiento obtenido por el profesor habr[0xed]a que calificarlo en todo caso como rendimiento del trabajo (DGT CV1171/2005 de 17-06-2005).


- Cabe hablar de ordenación por cuenta propia cuando el contribuyente intervenga como organizador de los cursos, conferencias o seminarios, ofreciándoselos al pÚblico y concertando con los profesores o conferenciantes su intervención en tales eventos o cuando participe en los resultados prósperos o adversos que deriven de los mismos (DGT V0036-00 de 16-03-2000 y V0193-04 de 14-10-2004).

- Con carácter general, ser[0xed]an calificados como rendimientos de la actividad económica, cuando el contribuyente intervenga como organizador de tales eventos, cuando participe en los resultados prósperos o adversos, derivados de los mismos o cuando el contribuyente ejerciese una actividad económica y, aÚn siendo de manera ocasional, participase en dichos acontecimientos en materias relacionadas directamente con el objeto de su actividad, de manera que puede entenderse que se trata de un servicio más de los que se prestan a travás de la citada organización (DGT 28-04-2000, 15-02-2000, 04-06-2001, 26-09-2001 y 06-02-2003).

- La calificación como rendimientos del trabajo derivados de impartir cursos no está vinculada a su posible carácter esporádico, sino a la inexistencia de ordenación por cuenta propia (DGT V0506-05 de 22-03-2005).

- Cabe entender que se obtienen rentas de actividades económicas de estos cursos o conferencias cuando, aunque se realicen de manera accesoria u ocasional, el contribuyente ya viniera ejerciendo actividades económicas y participe en dichos eventos, en materias relacionadas directamente con el objeto de su actividad, de manera que pueda entenderse que se trata de un servicio más de los que se prestan a travás de la citada organización (DGT V0880-07 de 26-04-2007 o V1247-07 de 15-06-2007).


El problema será determinar cuándo existe autonom[0xed]a entre partes que suponga ordenación por cuenta propia del ponente, profesor o autor. Esta distinción tiene importancia para el pagador que está obligado a retener, pues aunque debe retener un 15%, cuando exista dicha ordenación la retención será a cuenta de un rendimiento profesional; si no existe, será a cuenta de un rendimiento de trabajo (DGT 24-3-00; 7-2-05).


Cuando el contrato de arrendamiento de servicios que se celebra entre el organizador de los cursos y el contribuyente que los imparte, conlleva una relación duradera y estable, de tal modo que puede considerarse que tal actividad se enmarca dentro de una relación laboral, el tipo de retención aplicable será el que proceda como consecuencia de la aplicación del procedimiento general de cálculo (DGT CV 16-3-00).


Tambián se consideran rentas del trabajo los rendimientos procedentes de la elaboración de obras literarias, art[0xed]sticas o cient[0xed]ficas, cuando el autor ceda al editor el derecho a la explotación de la misma, y no exista ordenación de medios propios de producción o de Recursos Humanos por parte del autor (si existiese tal ordenación, los rendimientos se calificar[0xed]an como procedentes de actividades económicas). En cambio, cuando los derechos de autor los percibe un tercero distinto al autor (p.e., un heredero), constituirán para el perceptor rendimientos del capital mobiliario.


La cesión del derecho a la explotación de las obras literarias contempla cualquier fórmula de cesión que sea admisible en derecho, de acuerdo con la normativa de propiedad intelectual. Por tanto, el derecho no debe ser cedido necesariamente a una editorial sino que se admite la cesión a otras personas, incluso al cónyuge o hijos (DGT CV 9-2-00).


Ejemplo


Al Señor López con fecha de 15 de septiembre de 2007, un colegio profesional le pidió que diera una charla o conferencia por 300 euros. Ante el áxito obtenido, a finales de año el Señor López organizó con el mismo colegio profesional y con otros, nuevas conferencias en la que su retribución se pactó al 50% del rendimiento neto obtenido, encargándose ál mismo de la publicidad de los cursos. Posteriormente, el Señor López decidió montar una academia y contratar a profesores que impartiesen ciclos de conferencias sobre temas de actualidad.


El Señor López obtiene en el mes de septiembre rentas del trabajo. Más tarde, ya hay indicios de ordenación por cuenta propia, por lo que, dado que aÚn su aportación personal es fundamental, cabr[0xed]a calificar los rendimientos obtenidos como de actividad profesional. A finales de año, la ordenación de medios materiales y personales es clara, no siendo ya su aportación docente propia el nÚcleo de la actividad desarrollada, por lo que estar[0xed]amos ante una actividad empresarial.