Renuncia del socio de una sociedad: requisitos y efectos

13 marzo, 2017 | Artículo Mercantil

¿Qué puede hacer un socio que se sienta prisionero de una sociedad? ¿Tiene derecho a separarse? ¿Puede renunciar a sus participaciones sociales e irse de la empresa? ¿Están obligados los demás socios recomprarle su parte?

1. Introducción

En puridad no existe un derecho del socio a separase e irse de la sociedad, salvo en determinados casos específicos que veremos después, en que sí que se le reconoce el derecho de separación.

Pero fuera de estos casos, si un socio desea abandonar la empresa, la única opción que tiene es la de vender sus acciones y/o participaciones sociales.

Ahora bien, no cabe obligar a los demás socios a comprar su participación en el capital social por lo que, si no encuentra un comprador externo y los demás socios no quieren asumir sus acciones y/o participaciones, seguirá vinculado a la empresa irremediablemente.

“El derecho de sociedades prevé dos vías para que un socio pueda salirse de una sociedad: la venta de las acciones y/o participaciones sociales y el ejercicio del derecho de separación”

2. Transmisión de las acciones y/o participaciones sociales

Con la venta, o mejor dicha transmisión de las acciones y/o participaciones sociales, puesto que no tiene que ser necesariamente una venta, sino que puede tratarse de una permuta, una donación o una dación en pago, etc., se produce un cambio en la titularidad de la composición del capital social, de modo que el socio transmitente pierde la condición de socio y la adquiere el socio entrante o adquirente.

Ahora bien, como apuntábamos antes, la transmisión de las participaciones sociales, requiere que exista un comprador o adquirente, de modo que, si no lo encontramos, difícilmente el socio podrá salir de la sociedad.

Los socios que quieren continuar con la actividad pueden tener un derecho de preferente adquisición para evitar que puedan entrar extraños en la sociedad, pero lo que no tienen es la obligación de comprarlas, si no quieren.

“La opción de vender las acciones y/o participaciones para salirse de la sociedad, no siempre resulta fácil, al menos en empresas pequeñas que no cotizan en bolsa”

3. El derecho de separación del socio

“Solamente en determinados casos, enumerados de forma taxativa por la Ley, se reconoce al socio un verdadero derecho de separación, reembolsándole el capital aportado”

Estos supuestos son los siguientes:

  • Sustitución o modificación sustancial del objeto social, es decir, los casos de cambio de actividad de la empresa
  • Prórroga o reactivación de la sociedad
  • La creación, modificación o extinción de la obligación de realizar prestaciones accesorias por parte de los socios

Como causa específica de las sociedades de responsabilidad limitada, los socios tendrán, además, derecho a separarse de la sociedad cuando no hubieran votado a favor del acuerdo de modificación del régimen de transmisión de las participaciones sociales.

La Ley sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles (Ley 3/2009, de 3 de abril) también reconoce un derecho de separación a los socios en los casos de transformación de la sociedad o traslado de su domicilio al extranjero

Además, en el año 2011 se introdujo una nueva causa de separación, mediante el artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, por falta de distribución de dividendos. Si bien esta causa de separación, que tenía como claro objetivo facilitar la salida de aquellos socios minoritarios que pudieran estar atrapados o prisioneros en Sociedades “cerradas” (es decir, sociedades sin un mercado donde poder vender de forma rápida y sencilla las acciones o participaciones representativas de su capital social), fue “suspendido” hasta el 31 de diciembre de 2014 por la Ley 1/2012, de 22 de junio y ha sido nuevamente “suspendido”, hasta el 31 de diciembre de 2016, por la Disposición Final 1ª del Real Decreto-ley 11/2014, de 5 de septiembre, de medidas urgentes en materia concursal.

Por último, y a través de los estatutos sociales, se pueden introducir nuevas causas de separación, debiendo fijarse la causa, la forma de ejercitar el derecho de separación y el plazo de su ejercicio.

3.1. Requisitos

Por supuesto que, para ejercitar este derecho, es necesario que el socio haya votado en contra de los acuerdos que originan el derecho de separación.

El plazo para el ejercicio del mismo es de un mes contado desde la fecha de la publicación del acuerdo en el BORME. Ahora bien, en el caso de las sociedades limitadas o en las anónimas en que todas las acciones sean nominativas, se permite sustituir la publicación en el BORME, por una comunicación escrita del acuerdo a todos los socios, contándose el plazo, en estos supuestos, desde la fecha de esta notificación escrita.

Precisamente para asegurarse de que se ha respetado el plazo de un mes del que disponen los socios para separarse de la sociedad en los casos legalmente previstos, la escritura que documente el acuerdo que origina el derecho de separación, deberá contener la declaración de los administradores de que ningún socio ha ejercitado el derecho de separación dentro del plazo establecido o de que la sociedad, previa autorización de la junta general, ha adquirido las participaciones sociales o acciones de los socios separados, o la reducción del capital.

“Es necesario que el socio haya votado en contra de los acuerdos que originan el derecho de separación”

3.2. Efectos

El ejercicio del derecho de separación por un socio, provoca que la sociedad deba reembolsarle o liquidarle el valor razonable de sus participaciones, desvinculándose así el socio respecto a la relación que le unía con la sociedad.

La sociedad, adquirente de las participaciones del socio que se separa, puede mantenerlas en régimen de autocartera, con determinadas limitaciones; o bien, amortizarlas reduciendo capital.

El problema, en la práctica, es el de determinar cual sea esta valoración de las acciones y/o participaciones sociales del socio que se separa. En defecto de acuerdo entre las partes, la Ley prevé que sean valoradas por un experto independiente, designado por el registrador mercantil del domicilio social, a solicitud de la sociedad o de cualquiera de los socios titulares de las participaciones o de las acciones objeto de valoración.

“En cualquier caso, el derecho de separación, requiere una conformidad con la sociedad, al menos para determinar el valor de las participaciones y la forma de pago de su valor”

A MODO DE CONCLUSION:

Las opciones que tiene un socio que desea salirse de la sociedad, son más teóricas que prácticas. Encontrar un comprador que pague un precio razonable puede resultar una misión imposible en el caso de las pequeñas sociedades que no cotizan en bolsas. Y el socio no puede separarse de una sociedad de capital fuera de los casos en los que exista alguna causa legal o estatutaria de separación. La posibilidad de un renuncia pura y dura, sin consentimiento de los demás socios, a la condición de socio, que sería una tercera vía para salirse de la sociedad, no está regulada ni en la ley de sociedades de capital, ni tan siquiera en el código civil.

(*) Artículo extraído de Análisis Normativo Diario (CAD).

Últimos Artículos

Categorías Artículos

Share This